5 Ejemplos de F√°bulas con Moraleja

Siendo que inculcar la lectura en los ni√Īos es tan importante, te presentamos estos 25 ejemplos de f√°bulas con moraleja para que te diviertas con los peque√Īines de la casa.

Las f√°bulas con moraleja son una forma literaria ideal para que los ni√Īos se inicien en la literatura, puesto que est√°n redactadas de manera simple y suelen ser cortas.

Acomp√°√Īanos a explorar el mundo de la literatura junto a estas f√°bulas con moraleja cortas para ni√Īos y todas con sus respectivas moralejas ¬°Empecemos!

Ejemplos de F√°bulas con Moraleja

Algunas f√°bulas con moraleja son realmente divertidas y ense√Īan y valores importantes a los ni√Īos.

1. La ranita sorda 

Un grupo de ranas amigas iban saltando por el bosque y una de ellas calló accidentalmente en un profundo pozo abandonado.

Todas se asustaron enseguida y comenzaron a preocuparse, le decían entre sollozos desde el borde del pozo:

  • Ay, ranita, amiga, no podr√°s salir, qu√© triste realidad caer all√≠.

Sin embargo, la ranita en el pozo hacía caso omiso, y comenzó a saltar y saltar, esforzándose para poder salir, y cada vez lo hacía con más ganas.

  • ¬°R√≠ndete, ranita! O morir√°s de cansancio, no tiene caso, amiga. ‚Äď Le dec√≠an desde arriba gritando con fuerza.

Pero mientras más le decían que se rindiera, ella saltaba y brincaba más ávidamente. Así lo hizo hasta que, con un gran salto, logró salir del pozo.

  • Amiga, ¬Ņc√≥mo es que nunca te rendiste aunque te lo dec√≠amos constantemente? ‚Äď Le preguntaron.
  • ¬ŅDec√≠an que me rindiera? No pod√≠a o√≠rlas, soy sorda, veo sus labios moverse, por eso s√© qu√© me dicen, pero no escucho nada. Desde abajo, pens√© que me animaban.

Impresionadas, las otras ranitas la abrazaron y se alegraron de que su amiga estuviera a salvo.

MORALEJA: Jamás dejes de luchar para conseguir tus metas, aun si otros te dicen que te rindas, haz caso omiso. 

2. El lobo vestido de oveja

Un día, se encontraba un lobo hambriento vagando pensando en idear un plan para conseguir la cena de manera fácil esa noche. ¡Así pues, se le ocurrió un plan perfecto!

  • Me vestir√© de oveja, y me colar√© en el reba√Īo del pastor, as√≠ podr√© com√©rmelas cuando se vaya a dormir y no se dar√°n cuenta hasta el d√≠a siguiente.

Sin m√°s que pensar, √©ste se puso una piel de oveja y se meti√≥ en el reba√Īo, todo iba seg√ļn su plan, nadie notaba nada extra√Īo.

Al caer la noche, el pastor se dispuso a escoger una oveja para preparar su propia cena, y tomó justamente al lobo disfrazado.

El lobo, que estaba disfrazado y quería comerse a las ovejas del pastor para su cena, terminó convertido en la cena del pastor.

MORALEJA: Tu castigo ser√° proporcional al enga√Īo que hagas.

Ejemplos de F√°bulas con Moraleja
Las f√°bulas son excelentes para incentivar la lectura, la creatividad y la imaginaci√≥n en los ni√Īos

3. El pastorcillo mentiroso 

En una tarde com√ļn como cualquier otra, el joven pastorcillo estaba realmente aburrido, cuidaba a sus ovejas como todos los d√≠as, siempre lo mismo.

Cansado de la monotonía, decidió hacerles una jugarreta a los aldeanos, solo para divertirse con su reacción.

  • ¬°Auxilio! ‚Äď Bram√≥ el pastorcillo – ¬°El lobo, el lobo! Se comer√° a mis ovejas.

Ante su pedido de ayuda, todos en la aldea acudieron para ayudarlo, asustados pero dispuestos a hacer lo necesario, sin embargo, al llegar no hab√≠a ning√ļn lobo.

El pastorcillo se echó a reír burlándose de su reacción y su semblante confundido.

  • ¬°Les he jugado una broma! ‚Äď Dijo el pastorcillo mientras segu√≠a riendo a carcajadas fuertemente.

Todos se enojaron con él y se fueron muy disgustados. Al día siguiente, el pastorcillo se vio en un gran aprieto, ¡Un verdadero lobo estaba por comerse a sus ovejas!

  • ¬°Ayuda! ¬°Ayuda! ¬°El lobo, el lobo! ‚Äď Grit√≥ el pastorcillo.

Sin embargo, esta vez nadie acudió a su llamado pues pensaron que mentía, y aunque lo intentó, no pudo evitar que el lobo se comiera a sus ovejas.

Por haber sido un mentiroso, ahora nadie le quiso creer, y se había quedado ahora sin la confianza de sus amigos y sin sus ovejas.

MORALEJA: No debemos decir mentiras, pues éstas manchan nuestra reputación con tinta indeleble.

4. La hormiga y la paloma

Hubo una hormiguita que cayó en el riachuelo, estaba desesperada por salir para no ahogarse, pero por más que trataba, no lograba llegar a la orilla.

Una paloma vio esto y sintió lástima, así que decidió ayudarla. La paloma dejó caer una hoja en el agua junto a la hormiga.

Entonces, la peque√Īita pudo sujetarse a la hoja que flot√≥ en el agua y as√≠ pudo llegar a la orilla sana y salva.

Pasaron los días y un cazador puso su ojo en la paloma, la hormiga se dio cuenta y decidió devolverle el favor para demostrarle lo agradecida que estaba con ella.

Así pues, la hormiga se escabulló en el zapato del cazador y lo picó tan fuerte que el dolor lo hizo desconcentrarse y fallar el tiro, advirtiendo a la paloma.

Entonces, la paloma pudo huir y salvó su vida.

MORALEJA: Cada buena acción que hagas, será siempre compensada por la vida con otra igual de buena para ti.

5. El perro y su reflejo 

Este era un perrito callejero, que vagaba triste y hambriento, buscando con ansias algo para poder calmar su martirio.

Hasta que llegó al puesto de un carnicero, quien se apiadó de él y decidió darle un gran hueso para que pudiera llenar su estómago.

El perro tomó el hueso muy contento y agitó la cola agradecido con el carnicero. Así, se fue feliz con su hueso en la boca.

√Čste iba pues caminando hasta que se top√≥ con un r√≠o, y deber√≠a cruzarlo para llegar hasta donde quer√≠a ir, pero lo distrajo su propio reflejo en el agua.

Al verse reflejado, vio un perro y pensó que éste tenía un hueso más grande que el suyo, envidioso, quiso quitárselo.

Al abrir la boca, dejó caer su hueso, y la corriente del río se lo llevó.

MORALEJA: Jam√°s debemos dejarnos llevar por la envidia.

Ir arriba